martes, 17 de abril de 2012

Puedes pintarme lo que quieras

Si dijera que te echo de menos no mentiría. Tampoco lo haría si dijera que no duraríamos demasiado. He evitado hablar de ti. No por falta de cariño, sino porque quiero guardarme dentro lo que pienso, bonito y reluciente, protegido de la realidad.

Quizá la cagué un poco al reducirlo todo a esa frase. Mordías, y eso estaba bien. Te reías, me mirabas. Quisiera poder abrir la boca y decirte algo. Algo bonito, no haría falta que fuese importante.

Y, sin embargo, objetivamente, nada del otro mundo. Estaba a gusto y ya. Dudé. Forma parte de mí el jugar al tira y afloja. Pero en el fondo soy muy fácil de convencer, todo el mundo lo sabe.

Aunque al cabo del tiempo me equilibro y cedo, me gusta balancearme a un lado y a otro. Toca sonreír tontamente cuando nadie mira.

1 comentario:

  1. Me ha hecho sonreír, es parecido a como me expresaría yo misma.

    ResponderEliminar